Copa Davis - Uruguay vs Países Bajos

Image
nk

El fin de semana del sábado 18 y domingo 19 de setiembre se disputó una nueva serie de la Copa Davis en nuestro Club. Uruguay debutó en la competencia ante los Países Bajos en un encuentro perteneciente al Grupo Mundial I.

El sábado se disputaron dos singles y el domingo un doble seguido de dos singles. Nuestro equipo dejó todo en la cancha, pero aun así el resultado resultó favorable para el rival, que mostró un gran nivel durante todo el encuentro. Uruguay 0 - Países Bajos 4.

Los resultados del fin de semana fueron:

Botic Van de Zandschulp (Países Bajos) a Francisco Llanes (Uruguay) 60 63

Tallon Grieskspoor (Países Bajos) a Martín Cuevas (Uruguay) 64 76(6)

Wesley Koohof/Matwe Middelkoop (Países Bajos) Ignacio Carou/Martín Cuevas (Uruguay) 62 61

Robin Haase (Países Bajos) a Ignacio Carou (Uruguay) 63 62

 

GALERÍA DE IMÁGENES

 

--------

 

COPA DAVIS - Por Fernando Tetes

Países Bajos cerró la serie de Grupo Mundial I de Copa Davis en Montevideo con una victoria 4-0 sobre Uruguay en las canchas del club.

Las oportunidades de los capitaneados por Enrique Pérez Cassarino se vieron muy mermadas ante las ausencias de sus dos principales jugadores: Pablo Cuevas y Ariel Behar.

El primero con problemas en su rodilla izquierda desde varias semanas antes de esta serie de Copa Davis, incluso influyendo en su ausencia para los Juegos Olímpicos de Tokio. El segundo con una inflamación en un pie que lo tenía a mal traer desde hacía varias semanas. De esta forma, los visitantes se encontraron sorpresivamente con un panorama muy abierto para imponerse, como finalmente sucedió.

Luego de esta derrota como local, Uruguay jugará Play Off nuevamente del Grupo Mundial I en 2022 en busca de tener otra chance de escalar.

 

Entre nervios y alegría

En la primera jornada, Botic Van de Zandschulp comenzó la serie con triunfo 60 63 ante Francisco Llanes, quien se encontró con la novedad de sustituir a Pablo Cuevas.

Para el jugador de Carrasco Lawn Tennis fue motivo de alegría, nervios y también una decisión casi inesperada.

“Ya de por sí era un partido duro para mí porque era la primera vez que jugaba abriendo la serie, con puntos que valían, porque en el partido anterior estaba todo liquidado. A eso había que sumarle que pensaba que me sucedería más adelante en mi carrera, pero fue ahora, entonces todo fue especial”, dijo el jugador sanducero.

“Me sentía preparado para esa responsabilidad de defender a Uruguay con tanto público, y me tocó hacerlo ante un tenista que viene haciendo un campañón y se notó la experiencia. Antes de entrar a la cancha no me imaginaba que el partido sería tan duro, pero ahí dentro no se veían huecos para atacarlo. Eso me hizo entrar en desesperación también porque veía que devolvía todos los puntos y se podía quedar ahí mil años jugando. Además, los nervios me jugaron un poco en contra al principio, pero me quedó con la satisfacción de que pude zafar un par de games en el segundo set”, explicó el juvenil celeste.

“Ahí logré salir de esa mala racha, él aflojó un poco, yo pude encontrar alguna forma de jugarle y hasta por un tema de orgullo no quería perder 60 60 porque sabía que estaba para dar un poco más”, agregó.

 

Un final caliente

Martín Cuevas fue vencido a continuación 64 76(6) por Tallon Grieskspoor en un encuentro que ya comenzó caliente. En el primer servicio del partido le cobraron foot fault (falta de pie en el servicio) y en la segunda pelota picó, según Bebu, cinco centímetros fuera y el mismo juez de línea no lo sancionó.

“Que linda bienvenida me das. ¿Sos holandés?”, le dijo el salteño a la pasada.

Fue el inicio de un clima que perturbó a uno y a otro tenista, ya que ese tipo de faltas se cobró varias veces, pero además de a poco la temperatura en la tribuna subió y desde el banco de Uruguay el aliento no se hacía esperar.

Nada que nunca hubiera sucedido en un partido de Copa Davis en Sudamérica. Silbidos, ruidos al sacar, un poco de lo que siempre se ha vivido en estas latitudes.

Al final del partido, luego que Bebu extendiera hasta el tie break el segundo set, y por tanto la emoción y esperanza, Tallon Griekspoor alentó a la hinchada local cuando se iba de cancha a su silla, y en seguida Enrique Pérez Cassarino, capitán celeste, se acercó para calmar los ánimos.

En voz baja intercambiaron un diálogo que subió de tono cuando al cruzarse el tenista visitante con Martín Cuevas, el celeste le dio un empujón a la altura del pecho para sacárselo de encima. Fueron segundos de revuelo con ingreso de jueces de silla y colaboradores a separar y calmar. Sin embargo, era imposible no referirse a eso al final del encuentro, tanto con los tenistas como con el capitán holandés.

“El partido venía muy tranquilo, el público se había involucrado poco hasta ese momento del final, yo no lograba contagiar a los aficionados, pero en el tie break me gana el punto para ponerse 3-3 y me quedó mirando fijo unos segundos, y me llamó la atención, porque todo venía bien, sin problemas. Pero cuando terminó el encuentro vi que se quedó mirando al público como soberbio, pidiéndole más aliento. En ese momento Bebe Pérez le pidió que se fuera a su silla, y no se movió. Yo venía con las pulsaciones a mil después del partido, iba saliendo y él no se corría y lo empujé, pero fue eso. Una calentura del partido, algo que naturalmente no está bien”, explicó el salteño.

 

Domingo de debut

Wesley Koohof y Matwe Middelkoop derrotaron 62 61 a Ignacio Carou (debutante) y Martín Cuevas ante las ausencias de Pablo Cuevas y Ariel Behar, lesionados.

El encuentro duró 55 minutos y mostró una amplia superioridad de la dupla visitante, ante las bajas de Pablo Cuevas y Ariel Behar, los dos mejores doblistas del equipo capitaneado por Enrique Pérez Cassarino.

Sin sufrir quiebres de servicio y sólidos en su juego, los visitantes no dieron chance alguna a los celestes, quienes vieron escapar, nuevamente ante Países Bajos, como en La Haya en 1992, la oportunidad de acercarse a la elite.

“Nos sorprendió que no estuviera en cancha Ariel Behar. Es un muy buen jugador, que viene de jugar una buena temporada. De la ausencia de Cuevas sabíamos, porque no pudo recuperarse a tiempo. Esta circunstancia nos descolocó, ya que no conocíamos a los rivales, apenas habíamos visto jugar a Martín Cuevas en individuales”, señaló Middelkoop.

“Como no pudimos hacer un plan de juego como nos hubiera gustado, salimos a jugar con confianza nuestro mejor tenis”, agregó.

 

Un durísimo golpe

Enrique Pérez Cassarino, capitán de Uruguay señaló que, pese a la dura derrota, “siempre hay que rescatar situaciones positivas. En este caso, por ejemplo Francisco Llanes tenía un encuentro previo pero sin presión, y en el caso de Ignacio Carou, no había integrado nunca el equipo. A medida que siga pasando el tiempo ellas estarán más cerca de asumir una responsabilidad y eso es lo que más se rescata.”

Bebe Pérez también resaltó la superioridad de Países Bajos. “Son un equipo tan parejo, que el suplente tanto de dobles como de individuales, con 15 años de Copa Davis, ni siquiera estuvo nominado. Eso marca el nivel de nuestro rival. Nosotros necesitábamos estar con todos nuestros jugadores al 100% para poder plantear lucha este fin de semana, y sin embargo no pudimos contar ni con Pablo Cuevas ni con Ariel Behar, nuestros principales jugadores.”

 

Resultados

Botic Van de Zandschulp (Países Bajos) a Francisco Llanes (Uruguay) 60 63

Tallon Grieskspoor (Países Bajos) a Martín Cuevas (Uruguay) 64 76(6)

Wesley Koohof/Matwe Middelkoop (Países Bajos) Ignacio Carou/Martín Cuevas (Uruguay) 62 61

Robin Haase (Países Bajos) a Ignacio Carou (Uruguay) 63 62

 

Anécdota

La Copa Davis es capaz de reunir en un mismo encuentro dos polos bien extremos en cuanto a participaciones en los equipos nacionales.

La circunstancia de que la serie entre Uruguay y Países Bajos estuviera resuelta 3-0 en favor de los europeos permitió que se enfrentaran en un cuarto punto Ignacio Carou y Robin Haase.

Este partido sirvió para que el argentino nacionalizado uruguayo debutara en individuales y que el tulipán marcara un registro único en su país.

Carou, de 23 años, estaba en su primera citación y había perdido minutos antes el partido de dobles junto a Martín Cuevas.

Las lesiones de Pablo Cuevas y Ariel Behar, los dos principales jugadores celestes, le dieron la oportunidad de comenzar jugando dobles.

Sin embargo, minutos después de ese partido entró a la cancha para medirse ante Hasse y aunque perdió 63 63, para el visitante fue un momento también histórico, pues con este triunfo su registró pasó a 66 encuentros entre individuales y dobles, superando por uno el de Hendrik Timmer.

Haase suma 41 victorias y 25 derrotas, contra 43 y 22 de Timmer.

El tercer uruguayo-argentino

Ignacio Carou se transformó en el tercer jugador integrante de un equipo uruguayo nacido en Argentina. El tenista nacido en Buenos Aires el 12 de julio de 1999 y 549 del ranking, se integró en los últimos meses al equipo, y tuvo su doble chance este fin de semana, al disputar el partido de dobles que definió la serie, y el de individuales ante Robin Haase, con el encuentro ya definido. “Mi madre y mi abuela son uruguayas. Tengo todo ese costado familiar aquí”, explicó Nacho. “Mi madre no pudo venir a verme por temas de vacunación, pero apenas terminé el partido tenía muchos mensajes de ella muy feliz. Era su sueño verme jugar por Uruguay”, agregó.

Entrenado por Diego Cristín en Argentina y con base también en Europa, Carou, Nacho quiere jugar todo. “El Uruguay Open, los futures, la Davis, todo lo que haya acá. Quiero que la gente me conozca y reconozca como uruguayo.”

Los otros dos casos de jugadores celestes nacidos del otro lado del Río de la Plata son Pablo Bianchi y Pablo Cuevas.

Bianchi disputó series con Uruguay en 2001 y 2002, con un total de nueve encuentros, cuatro de ellos con victoria, y enfrentando a jugadores como Luis Horna, Alejandro Falla o Pablo González.

En ese tiempo, Pablo Cuevas aún era un junior que no había alcanzado siquiera el histórico tercer lugar del Mundial Junior ante tenistas como Rafa Nadal o Richard Gasquet.

Cuevas nació en Concordia, y vivió desde siempre su infancia en Salto, apenas modificada su residencia la comenzar a jugar profesionalmente tenis, y mudarse para Buenos Aires para entrenar durante muchos meses por año.

Cuevas, ex 19 del mundo y campeón de dobles de Roland Garros 2008, debutó por Uruguay en 2004, en la serie ante Haití triunfos en sus dos partidos de singles y derrota en dobles.

Desde entonces ha estado nominado para 26 series, ganando 42 partidos y perdiendo 12, de los cuales su racha en singles es 29/7.